17 Ene 2015

BY: admin

Blog

Comments: No hay comentarios

Las habilidades sociales, herramientas para lograr una vida mas plena

Ayer comenzamos con el grupo de mujeres a trabajar las habilidades sociales. Tras escuchar la canción de Bebe: “Ella”, intentamos leer entre líneas que habilidades sociales son necesarias para dar el paso, y en este caso salir de una situación de violencia o maltrato. Las mismas podemos utilizarlas para cualquier situación en las que nos sentimos atrapados o bloqueados…

Ella se ha  cansado de tirar la toalla,  se va quitando poco a poco telarañas 

no ha dormido esta noche pero no esta cansada, no mira ningún espejo pero se siente toda guapa.

Hoy ella se ha puesto color en las pestañas, hoy le gusta su sonrisa, no se siente una extraña

hoy sueña lo que quiere sin preocuparse por nada, hoy es una mujer que se da cuenta de su alma
Hoy vas a descubrir que el mundo es solo para ti que nadie puede hacerte daño,
hoy vas a comprender  
que el miedo se puede romper con un solo portazo.
Hoy vas a hacer reír  porque tus ojos se han cansado de ser llanto, de ser llanto…
hoy vas a conseguir 
reirte hasta de ti y ver que lo has logrado que…
Hoy nació la mujer perfecta que esperaban,  
ha roto sin pudores las reglas marcadas….”

Podríamos pensar como lluvia de ideas, lo que la letra expresa entrelíneas:

 –la posibilidad de aprender de lo malo, del pasado: Muchas veces a partir de una situación conflictiva o que nos genera malestar, si la utilizamos a nuestro favor, tal vez sea la primera vez que tengamos una oportunidad para pensar sobre ello, por ejemplo: ¿qué queremos de una relación de pareja?, ¿qué cosas voy a permitir?, ¿qué cosas me gustan, que cosas no quiero, a que cosas voy a decir que no?, ¿cuáles puedo llegar a negociar con el otro?. A veces no hemos reflexionado, hemos solamente actuado, o hemos seguido los mandatos que nos han marcado socialmente, lo que se esperaba de nosotras y no nos hemos puesto a pensar y sentir cual es nuestro deseo.

 –necesidad del autoconocimiento: va de la mano de lo anterior, de la necesidad de conocernos, de conocer nuestra historia y como nos hemos ido construyendo como sujetos, para saber como muchas veces actuamos repitiendo esquemas de relación del pasado en función de nuestros primeros vínculos. Si no hacemos conciente esto, sólo nos quedara la repetición.

 –valorarnos y aceptarnos como somos, y tener en cuenta aquello que queremos cambiar: aumentar nuestra autoestima. Muchas veces estamos muy condicionadas por lo que los demás piensan de nosotras, que imagen damos, nuestra autoestima sube o baja en función de ese reconocimiento, mostrando la falta de seguridad que tenemos en nosotras mismas.

 –poder poner límites y decir que no: si estamos condicionadas por el miedo esto es imposible, porque actuamos en función de los deseos de los otros. El poder poner límites es un aprendizaje que necesita práctica. Por un lado reconocer nuestras necesidades y derechos, sentir que tenemos derecho a pedir por ellos  y aprender a negociar. Todo esto tiene que ver con la comunicación asertiva (que ya trabajare en otro post). Muchas mujeres sienten que las necesidades de los otros están por encima de las propias, actúan desde el rol maternal generalizándolo en todas las relaciones incluso las de pareja, según los mandatos de género de ser cuidadoras que nos han impuesto. Desde esa base es muy difícil la negociación, sólo queda la postergación. Muchas mujeres se sienten “egoístas” si piensan primero en sus necesidades y deseos. Si a esto le sumamos los chantajes emocionales como forma de coacción, estamos perdidas…

 –romper con las reglas marcadas también implica la toma de conciencia y en este caso hago hincapié en los mandatos de género sobre como debe ser una mujer, los mitos del amor romántico, el rol de cuidadora y postergarnos en función  de los otros para cumplir con ese ideal. A estos mandatos antiguos sumamos los nuevos, ser “super mujeres que pueden con todo”, que deben cumplir un nivel de exigencia ahora en el trabajo, como profesionales, con un ideal de belleza y a las vez no descuidar los espacios privados.

 -para poder “romper de un solo portazo” tenemos que escoger, tomar decisiones, asumir los costes de nuestra decisiones. Esto puede ser un trabajo arduo en una terapia. A veces los procesos de “cortar la soga” en vínculos que nos hacen daño, requieren mucho trabajo, y hacerlo de a dos, en un vinculo de seguridad es lo conveniente.

 -Para poder lograr cambios, tenemos que poder proyectar, poner metas a corto y largo plazo, ir subiendo paso a paso los peldaños de la escalera. Para esto es necesario todo lo anterior, saber que quiero, saber que puedo hacerlo, tener la capacidad de planificación, la motivación para el cambio. Yo siempre digo que si hemos estado condicionadas por los otros, o por ejemplo, porque no nos han reconocido en nuestros logros, o nos han desvalorizado, el único camino para sentirnos potentes es hacer y corroborar en los hechos que podemos experimentando nuestras capacidades y sintiéndonos orgullosas “de que lo hemos logrado”.

Podríamos resumir como principales habilidades implicadas en el cambio:

Habilidades asertivas:

Negociar

Saber decir no

Saber pedir lo que quiero y necesito

Defender los derechos

Defender un punto de vista

Formular y responder a una queja

Expresar nuestras emociones

 Habilidades que favorecen el desarrollo personal:

Autoconocimiento: valorarme pero también reconocer lo que quiero cambiar y poner medios para lograrlo.

Disfrute de uno mismo (versus la dependencia en los vínculos)

Tomar decisiones.

Tomar iniciativas

Planificar

Superar la sensación de fracaso, superando el pasado.

Evitar conflictos resolver el miedo.

Evaluar las propias habilidades.

Ayudar bajo un criterio de solidaridad (no de autosacrifico)

Resolver la vergüenza

 Si contamos con habilidades sociales podremos:

 -Vencer la ansiedad que nos producen las situaciones difíciles o nuevas, que en algunas circunstancias puede llevar a  evitarlas.

 -sentirnos seguros y seguras de nosotras mismas, no pendientes en exceso de la valoración de los otros.

 -aceptar nuestras limitaciones y pedir ayuda en caso de sentirnos estancados en el pasado.

 -establecer vínculos gratificantes, de cuidado recíprocos

 -poder comunicar lo que sentimos, pensamos y queremos, defendiendo nuestros derechos.

 -resolver situaciones problemáticas en vez de evitarlas o adoptar una aptitud de sumisión, o autoritaria.

 Si te vez atascada o atascado en alguna de estas áreas te invito a que consultes a un profesional de la psicología que pueda ayudarte.

 

 

 

 

violencia pareja internet 24 Nov 2014

BY: admin

Blog

Comments: No hay comentarios

La violencia en la pareja en tiempos de internet…

En tiempo de internet y redes sociales lo que se ha modificado son  las formas, no las antiguas creencias y mitos  sobre el amor romántico. La violencia en la pareja en tiempos de internet se expresa pidiendo una “prueba de amor” como confiarle la clave y contraseña de facebook, o que contestes inmediatamente el wasap, o que permitas que te geolocalice por su móvil si sales, para ver que no le estas mintiendo en  nombre del amor.

Antiguas violencias con nuevos ropajes

La violencia de pareja  en los tiempos de nuevas tecnologías se ha reciclado para estar a la moda. En otros post, hemos hablado de las señales de alarma a las que estar atentas para saber si estamos inmersas en una situación de violencia de pareja. Los mismos tienen que ver con las diferentes formas de maltrato hacia la mujer: la violencia física, psicológica o emocional, el control social que lleva a la mujer al aislamiento, el abuso sexual.

En otra entrada reflexionamos sobre las trampas del amor romántico que se dan en el noviazgo que nos hace quedar atrapadas en conductas de violencia  de género naturalizadas y justificadas socialmente (la que hace que por ejemplo, tu compañera de trabajo te señale cuanto te quiere tu novio porque te lleva y busca a la salida del trabajo o la facultad “llueve o truene de manera incondicional”…)

El control en nombre del amor

Mensajes  como “el amor no tiene secretos, por eso tenemos que compartir todo, incluso saber lo que piensas, sientes y haces a cada momento” (como si esto fuese posible!); “si quiere saber que hago y quiere estar todo el tiempo conmigo es porque esta colado por mi”; la necesidad de mostrarnos  en las redes sociales, de mostrar nuestro estado, de tener un hombre al lado como logro a publicar en tu perfil…

En fin, más de lo mismo pero ahora utilizado en las redes sociales, para aislar, controlar, muchas veces acosar y seguir infringiendo maltrato psicológico.

Quería compartir con vosotr@s este listado que hemos ido construyendo de indicadores de formas nuevas de control por medio del uso de las nuevas tecnologías. Si te suena algo de esto porque lo estés viviendo con tu pareja o si eres chico y te sientes identificado en alguna de estas acciones, lo de siempre: no dudes en consultar a un profesional de la psicología.

Conductas en el noviazgo que tendrían que ser una alarma para tí:

  • si se mete en tu correo electrónico, cuenta de facebook, twitter y demás redes sociales para controlar con quien te comunicas, lo que haces.
  • si controla el registro de actividad o los perfiles que visitas en facebook, igual que el historial de mensajes o paginas web a las que accedes.
  • si te registra el móvil para ver quien te envía mensajes o wasap, ya sea que te pide que se lo muestres o lo pillas mirándolo a escondidas…
  • si te pide como prueba de amor tus claves de facebook, o demás redes, correo electrónico…
  • si te las usurpa, entrando a tu perfil cuando quiera.
  • si escribe mensajes a tus contactos como si fueras tu o si te obliga a escribirlo para que te enemistes con alguien porque si no te monta un pollo…

Es acoso, control,  no es amor…

  • si escribe a tus contactos desde él sin que tú lo hallas autorizado, para obtener información de ti o hablarles mal de ti.
  • si te graba cuando tú no lo has autorizado.
  • si luego te amenaza con subir contenidos a las red, te chantajea con publicarlo.
  • si publica fotos y vídeos que dañan tu integridad, porque te hieren o no te gustan, porque forman parte de tu intimidad.
  • si publica anuncios como si fueras tú, de contenido sexual, u otros que dañen tu intimidad.
  • si te controla mediante localizadores GPS, o con otras aplicaciones graba conversaciones o mira tus mensajes.
  • si te pide porque no te cree lo que le dices que le envíes una foto de con quien o donde estas.
  • si suplanta tu identidad, es decir abre perfiles como si fuesen tuyos.
  • si se hace pasar por otra persona comunicándose contigo en el chat.
  • si crea falsas conversaciones de wasap donde tú supuestamente le amenazas, para usarlo en tu contra.
  • si utiliza las redes para amenazarte o hacerte llegar mensajes indirectos de arrepentimiento cuando tu has cortado la comunicación o tiene prohibido hacerlo.

¿Cómo se sienten las chicas que son acosadas por la red por sus ex parejas o parejas?

violencia pareja internet

Si el mismo se da de manera sistemática puede minar tu autoestima y generar desconfianza en los otros. Si alguien que supuestamente te quiere, te hace daño genera una sensación de “ya no puedo confiar en nadie”.
Las víctimas muchas veces se sienten incomprendidas y juzgadas. La gente al enterarse les dice “¿y como no te diste cuenta?”, generando sentimientos de vergüenza y culpa.

Hay rumia mental, darle vueltas si lo podría haber evitado, termina pensando: “ yo lo he provocado, porque no lo vi venir a tiempo, los otros me lo decían, soy una tonta”; “mira en lo que he metido a mi familia y mis amigas”.
La víctima siente que no controla lo que sucede: se siente observada, vigilada. Es una sensación de “sin salida”, “ esto no va a terminar nunca, siempre se entera de lo que hago”. El aislamiento social es una consecuencia: “si dejo de salir, no podrá seguirme, ni ver las fotos que suben mis amigas”.
Puede llevar a síntomas depresivos, ansiosos y de estrés post traumático. El futuro se vuelve negro y desesperanzador.

Espero que estos post ayude a pensar en nuestras relaciones de pareja,  a tender a que las mismas tiendan a la igualdad, y a reaccionar buscando ayuda y rompiendo el silencio, si sentimos en el cuerpo el malestar que genera la violencia de género.

25 Abr 2014

BY: admin

Blog

Comments: No hay comentarios

Del amor y otros demonios que andan rondando…

Trabajando en sesión con una chica jovencita aparecían como “verdaderas” estas afirmaciones de un cuestionario que debía completar:

-“si he encontrado al chico de mi vida, no me importa esforzarme más para que las cosas vayan bien, a veces es necesario sacrificarse”.

-“El amor lo puede todo”. Aclaraba: “me refiero a que si hay amor las relaciones se arreglan y no hay más problemas”.

-“Cuando estoy sola me siento en peligro, y me pregunto ¿quién me va a defender y cuidar?”

Charlando sobre ello, ella  hablaba de “cierta peligrosidad en la calle, y la necesidad de una figura masculina, si es macarra mejor, que te proteja, eso me da seguridad nadie se va a meter conmigo…”

“No nos sentimos alguien completas, si ellos no están”. “Si no me cuida mucho y lo dejo lo mas probable es que no aguante sola un mes; ¿para que lo voy a dejar si me va a pasar esto?”; “una chica sola mucho tiempo es media rarita”.

-“Si yo no le ayudo a que deje de descontrolarse, si no lo cuido, quien lo hará, me da mucha pena verlo así…por mi tal vez cambia”.

Me explicaba que “no van a sentar cabeza si no hay una mujer que no le haga de norte…

Cuando intentamos con hechos concretos llenar de contenido la palabra “Querer”, ella decía que le demostraba su cariño: estando ahí siempre que él estaba mal, compartiendo todo, contándole todo…Me dice que estaba confundida, que  no sabía si era un fallo de su parte “el salir con mis amigos, si el quería estar conmigo… ahí empezaba a pensar que tal vez estaba con otro”.  “El me dice que  los hombres por la noche solo van a eso y que me exponía a ellos”; “hablar tanto con la gente para él no es normal, me dice que me corte un poco”.

En relación a la manera que ella cree que  le expresa él el “Querer”  me dice: “me da cariño a veces, hacerme reír. Me dejaba muchas veces sola cuando salía, él no estaba para mi” (doble moral según ser hombre o mujer: si eres hombre eres un machote si aprovechas todas las oportunidades, si eres mujer es que “ te vas con cualquiera”).

“El me demostraba que me quería porque quiera niños y casa, todo de cuento y a mi me hace ilusión”; “cuando metía la pata me hacia regalos para disculparse”.

Con otra chica joven me comentaba algo similar en relación a los celos y el control:   “yo al principio deje de salir porque solo quería estar con él, era yo la que me aislaba de la gente; luego quise salir y se ve que pensó que era así la cosa, se acostumbro a ello lo veía normal y después no le gusto…”

En relación a la noche y sus peligros trae otro diferente “esta lleno de chicas fáciles que solo quieren acostarse con los novios”; los justificaba a los chicos (ante mi pregunta de si ellos era pasivos) “ellos quieren ligar nomás es verdad, pero es el hombre el que propone y la mujer es la que dispone”.

Todas estas afirmaciones parten de mitos sobre el amor, que siguen muy vigentes tanto en hombres como en mujeres, incluso en las más jóvenes porque socialmente se siguen imponiendo en forma de mensajes y conductas naturalizadas. Es hora de comenzar a cuestionarlas…

Resumiendo los mensajes:

-El amor desde lo femenino se expresa por medio del sacrificio, la entrega y cuidado al otro, muchas veces desde un rol maternal, es decir, como si nuestra pareja fuese nuestro hijo. Cuanto más nos sacrificamos y nos olvidamos de nuestros deseos, motivaciones y proyectos personales en post del otro, más parece que le demostramos amor. A esto se suma una ilusión de “salvación” del otro, “lo hará por mí” encubriendo que cada uno es un sujeto único e individual y responsable de sus propias decisiones.

Con el amor solo basta, se le da una visión omnipotente, se lo idealiza. Se quita la posibilidad de conflicto intrínseca a todas las relaciones humanas. Se lo ve desde una postura estática y no como un proceso donde se pasan diferentes momentos, donde cada miembro de la pareja va creciendo y donde se van viviendo diferentes etapas del ciclo vital, en las que puede haber mayor cercanía o distanciamiento. Esa negación no permite la posibilidad de resolución de los conflictos, ni se los espera. Se confunde muchas veces la primera etapa de enamoramiento con el amor como sentimiento.

Esta palabra, a mi modo de ver es vacía sino la llenamos de formas de expresión en actos y hechos concretos, de cuidado del otro y de uno mismo dentro del vínculo.

La mujer sigue siendo alguien frágil, a ser protegido. Si está sola esta incompleta, o porque no le queda otra. (¿te suena el mito de la media naranja o media medalla?). Yo me quedo con el dicho “sola que mal acompañada” más que el “mejor malo conocido que bueno por conocer”…aunque sola se esta muy a gustito….

Esto es un problema para mucha gente que no sabe estar sola. Ahí viene el tema de la dependencia y la incapacidad de estar solo, por cuestiones de déficit en los vínculos de apego y una eterna búsqueda de alguien que nos proteja, cuide, cuando ello faltó en otra época.

Aquí la cosa se complica más para algunas personas…tendremos que revisar eso en nuestra historia, sobretodo si aquellos que nos acompañan en la actualidad nos hacen daño.

La lectura del control, los celos desde el “cuanto te quiere”, el amor es fusión, se diluye el espacio personal, o nuestros deseos y motivaciones individuales quedan aplastados.

-El pack Casamiento-hijo-casa propia, o “se casaron y comieron perdices” sigue vigente y como no con tanta peliculita  de sábado a la tarde…

Me quedo con el deseo de  Simone de Beauvoir, y espero poder seguir trabajando conjuntamente con muchos hombres y mujeres que se animen a cuestionar lo que nos imponen y nos encorseta ….

“El día que sea posible que la mujer ame, no con su debilidad sino con su fuerza, no para escapar de si misma sino para encontrarse, no para rebajarse sino para reafirmarse; aquel día el amor llegara a ser para ella, como para el hombre, una fuente de vida y no un peligro mortal”.